Devendra Banhart en la librería Strand. Mi mirada fragmentada.

Esperé casi una hora para que Devendra firmara mi ejemplar. Y si me preguntaran por qué esperé tanto diría que no fue por él mismo (una hora!) y que tampoco fue por mis ganas de hablar a un desconocido (suelo encontrar tantas excusas para no pedir firmas en las presentaciones, como razones para sí hacerlo, y al final gana … Continuar leyendo Devendra Banhart en la librería Strand. Mi mirada fragmentada.